Entrevista a Blanca Mart

Hoy os traemos una entrada muy especial. Desde el equipo editorial de Distópicas, hemos tenido la suerte de poder entrevistar a Blanca Mart, autora del relato La crisálida, recogido en nuestra antología. Como os contamos en nuestro apartado de Autoras, esta escritora, nacida en 1945 en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), es licenciada en Historia por la UAB y ha sido profesora investigadora en el Instituto Internacional de Prospectiva de México, país en el que residió bastantes años. Allí fundó la Asociación de Escritores Tirant lo Blanc, que puso en contacto a escritores catalanes y mexicanos. Además, fue la encargada de coordinar la colección Diálogo entre Culturas y el Premi de Narrativa Breu Tirant lo Blanc del Orfeó Català de Mèxic.

Blanca Mart.jpg

Sin más dilación, os dejamos con sus palabras. ¡Que las disfrutéis!

Pregunta: ¿Cómo y cuándo nació tu interés por la ciencia ficción?

Respuesta: Escuchando una serie que se titulaba Diego Valor. Era muy cría, llegaba del colegio y me ponía a escuchar en la radio las aventuras de los protagonistas que valerosamente cruzaban el espacio en las maravillosas naves espaciales que imaginaba. Me fascinaban los diferentes seres, los diferentes mundos. Años más tarde leía los cuentos de Nueva Dimensión, luego comprábamos novelas del género. Pero el segundo impacto tardó en llegar. Fue en los años 80, al ver Blade Runner.

Pregunta: ¿Cuáles son para ti las obras imprescindibles en este género?

Respuesta: La obras de Philip K. Dick ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, o los numerosos cuentos de este autor. También me impresionaron Tigre, Tigre de Bester, Rimnunners de C. J. Cherry, Viejo muere el cisne de Huxley o Los viajes de TUF, de George R. Martin. En cuanto a cuentos, Una Odisea Marciana, de Weimbaum, es imprescindible conocerlo.

Pregunta: Has vivido muchos años en México, donde fundaste la Asociación de Escritores Tirant lo Blanc. ¿Puedes hablarnos un poco de esta Asociación?

Respuesta: La fundamos varios escritores y escritoras, en el año 2001, en Ciudad de México. Noemí Atamoros Zéller, periodista y escritora, Mercedes Martínez Torres, el escritor Jorge Vadillo… y yo, al inicio, pero casi inmediatamente fuimos un grupo de cerca de diez escritores; nos reuníamos en el Orfeó Catalán de México, que nos apoyaba y dejaba sus salas para reunirnos y hacer talleres literarios. Escribíamos y hemos publicado hasta ahora unas treinta antologías de cuentos. Fue muy agradable, muy interesante.

Pregunta: ¿Cómo juzgarías la situación de las escritoras de ciencia ficción mexicanas?, ¿qué autoras destacarías?

Respuesta: Es una respuesta complicada, puesto que yo no estaba en el medio. Entré en contacto con la ciencia ficción mexicana a través de la revista Asimov Ciencia Ficción, en el año 1995, donde me publicaron un cuento en el número 5. En la portada se anunciaba: Número dedicado a la mujer en la Ciencia Ficción. Casi todos eran hombres, pero llegué a conocer escritoras de extraordinaria calidad, muy interesantes.  Destacaría a Martha Elisa Camacho, matemática, a Libia Brenda Castro o a Elena Pujol.

Pregunta: ¿Y en nuestro país?, ¿cómo valorarías el panorama de las escritoras de ciencia ficción?

Respuesta: Me sonrío un poco porque me vuelvo a encontrar en la misma situación que en México. No estoy en un medio muy amplio de ciencia ficción. Entré en contacto con el género, cuando aún vivía en México. Conocí por correo a Juan José Aroz, de Espiral Ciencia Ficción, e intercambiamos libros durante muchos años. Luego, Lola Robles me contactó  y me incluyó en su espléndida lucha-rescate de escritoras. A partir de ahí tuve la oportunidad de ir conociendo a diferentes autoras españolas que manejaban una buena calidad literaria y argumentos interesantes. Podría citar a Lola Robles, Conchi Regueiro, Aitziber Conesa Madinabeitia, Begoña Pérez Ruiz, Sofía Rhei, Laura Soriano… Si ellas eran el ejemplo, el panorama español de ciencia ficción me parecía altamente prometedor. Muchas de ellas trabajan ensayo, aparte de novela y cuento, dan difusión al género, se embarcan en empresas muy laboriosas, como revistas digitales, edición de libros y promoción a otras autoras. Creo que la ciencia ficción creada por mujeres en España está en muy buenas manos.

Pregunta: Hablemos de La crisálida, el relato que recoge nuestra antología. Si no me equivoco, fue tu primer cuento de ciencia ficción. ¿En qué te inspiraste para escribirlo?, ¿cómo surgió la idea?

Respuesta: No hubo inspiración ni reflexión previa. Ocurrió un verano, estando en la playa con mi familia. Ellos se fueron a nadar y yo llevaba un cuaderno rojo y un bolígrafo. Tenía ganas de escribir algo. Con frecuencia escribía poesía. Escribí: Avanzaba por la carretera delante de mí. Y seguí rápida. Ese cuaderno con el cuento escrito a mano fue enviado a la Universidad del Sur de Florida por el investigador mexicano Miguel Ángel Fernández.

Pregunta: En este relato conocemos por primera vez a Al Braker y a Whisita Reed. ¿Por qué decidiste continuar con su historia y no cerrarla, especialmente la de Al, en La crisálida?

Respuesta: La historia terminaba ahí. Cuando, ya publicada, mis amigos la leyeron, protestaron: pero, ¡pobre piloto!, ¿se acabó?, ¿y Whissita, quién es?, etc… Pero bueno, ¿qué le veían de bueno a ese muchachote? Y ahí empezó todo de nuevo, y seguí con La libélula, en la que el piloto tiene un par de gestos como ser humano, y sale Whissita como protagonista. Después siguieron ocho cuentos, una novela y un breve cómic.
Tengo que decir que siempre había alguien que me preguntaba si no tendría por ahí otro cuento de Al Braker y Whissita y, entonces, me animaba a escribirlo. Creo que el último, Puerto Titán, es muy adecuado para cerrar la saga. Pero nunca se sabe.

Pregunta: Y, para terminar, tu última obra publicada fue Cuentos del Archivo Hurus: selección XIII, por Palabaristas, en 2017. ¿Tienes en mente algún nuevo proyecto en el futuro?

Respuesta: Estoy revisando y ampliando un poco la novela El Espacio Aural, publicada por Alfa Eridini y que fue nominada al Ignotus 2013. Esta novela dio origen  a la aparición de los fílmicos, o imágenes, personajes que salen en cuatro de mis cuentos, publicados también en Alfa Eridiani. Por otra parte, Heroik tiene proyectada la publicación de una antología que reúne los ocho cuentos sobre Al Braker y Whissita. En ello estamos. Y, antes de despedirme deseaba daros las gracias y felicitaros por vuestra labor y apoyo a las escritoras y al género de ciencia ficción.

¡Gracias a ti, Blanca, por tu colaboración y cariño!

4 Asimov 1995

La imagen que acompaña a este texto nos la ha cedido la propia Blanca. Es la portada de la primera revista en la que la publicaron en México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s