La invisibilización de la mujer en la ciencia ficción

Es un secreto a voces que la mujer ha sido relegada a una segunda categoría para la gran mayoría de quehaceres que no suponían cuidar del hogar familiar. Lo aceptamos como algo pasado, sin ser conscientes de que incluso a día de hoy sigue ocurriendo. No nos cansamos de escuchar términos tan estrafalarios como: literatura de mujeres o para mujeres; literatura femenina, en definitiva. Pero ¿se habla alguna vez de literatura masculina? No, el hombre está capacitado para cualquier género según la sociedad. ¡Las mujeres escriben! Y no se las puede relegar al género romántico o infantil/juvenil. Sin olvidar que las mujeres leen, y leen de todo, no solo «literatura para mujeres», un concepto que las propias mujeres no entendemos.

imagen blog clara.jpg

Estas nociones, unidas al papel que desarrolló la mujer durante muchos años en la sociedad, han hecho pensar que las mujeres no escribían (y, para colmo, que las que leían eran peligrosas). En consecuencia, podemos hablar de la invisibilización de la mujer en la literatura, pues muchas grandes obras que ellas escribieron fueron firmadas por ellos, y otras muchas no tuvieron ninguna oportunidad por haber salido del imaginario de una mujer. Ha existido siempre un sesgo sexista en este sentido.

Dentro de la literatura destaca un género en el cual la mujer ha sido especialmente marginada hasta día de hoy: la ciencia ficción.  Esto parte de un estereotipo arraigado también en el ámbito científico. ¿Qué iba a saber una mujer de ciencia? Pues mucho, como demostraron Ada Byron o Marie Curie entre otras. El rol femenino en la ciencia ficción se ha limitado al de agradables muchachas que debían ser salvadas por los héroes; porque para manejar lo científico ya estarían autor y héroe hombro con hombro. Aunque también tenemos el polo opuesto, la figura de la mujer como el elemento maligno que distrae al héroe de sus propósitos. La mujer como elemento sexualizado, pero no libremente, sino con una sexualidad mecánica y superficial. Para entender esto no hay más que ver The devil girl from mars o Attack of the 50 foot women.

Por suerte eso empieza a cambiar en la literatura (aunque el sector científico solo cuente con un 15% de mujeres). Desde hace unos años las mujeres irrumpen con fuerza en el género de cifi, demostrando que saben de ciencia y que se pueden crear modelos femeninos fuertes y valientes, capaces de luchar contra las adversidades y sus propios problemas personales. Pero es un género que, aunque en continua expansión, es desconocido por gran parte del público femenino, por considerarlo hecho y pensado por y para hombres. Hay que liberar al género de esas etiquetas de género menor, juvenil, marginal o masculino. Aquí cabe citar las palabras de Lola Robles, una de las grandes escritoras españolas de cifi: «La mejor ciencia ficción, la ciencia ficción de calidad, no es la que repite lugares comunes, sino que se ha caracterizado siempre por su inquietud, su capacidad de imaginar, especular sobre un futuro diferente, una sociedad distinta; ha sido rebelde, radical, crítica, inadaptada. Es difícil creer que a las mujeres no nos interesa una literatura con tal potencial subversivo. Hemos llegado al siglo XXI que soñó la cifi del XX: ahora es el momento de plantear a través de este tipo de creación literaria cómo puede ser este nuevo siglo para nosotras» (2005).

Por su parte, Sara Martín Alegre, en su trabajo Mujeres en la literatura de ciencia ficción: entre la escritura y el feminismo (2010), escribía lo siguiente: «En cuanto a las escritoras, aunque hay que aplaudir sus esfuerzos para crear una cifi alternativa, hay también que invitarlas a liberarse de toda obligación para ser todo lo creativas que deseen. No se trata de dejar la identidad de género a un lado, pero sí de animar, sobre todo a las mujeres con formación científica, a que nos ofrezcan más ficción sobre su visión hard o soft de la ciencia».

Autoras como Octavia Butler, U. K. Le Guin, Marge Piercy, Margaret Atwood, Doris Lessing, Connie Willis, Sarah Canary y, como no, las autoras que encontraréis en Distópicas: Antología de escritoras españolas de ciencia ficción, entre otras muchas, han ayudado y ayudan a cambiar el panorama de la cifi; pero no se debe olvidar que es un camino largo y que aún queda mucho por recorrer para acabar con la concepción de que la cifi es ese club de caballeros en el que las mujeres no tienen cabida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s